Las tres menos cuarto

sábado, 6 de marzo de 2010

EL CORSÉ INVISIBLE








Ponte en mi piel cuando me mires;

siente como un corsé invisible
me marca hasta la asfixia la cintura
busca perfecciones en mi sino
atrapa las alas de mi estima
silencia la voz de mis ideas.

cuando exijas más de lo creíble
de lo justo, lo sano y lo baldío
de lo ancho y lo alto de mi espacio
de lo estrecho y lo corto de mi suelo
sin la luz que la historia me ha quitado.

metida en un corsé de prejuicios
sufriendo las ballenas y ataduras
de un mundo inventado y secundado
por las luchas de poderes ancestrales
que lograron apartarme del camino.







3 comentarios:

  1. Siento la opresión de ese corsé... excelente!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Te lo leí en el face y me encantó. Vuelvo a pasar y me sigue gustando.
    Un beso!!

    ResponderEliminar