Las tres menos cuarto

jueves, 4 de febrero de 2010

PUTAS


Vende lo que tiene.
Lo que la suerte le ha dado.
La marca de nacimiento,
un tesoro muy precario.

Vende rápido y barato
con la boca comprimida
perfilada de un color
humillante y ordinario
entre exacta etiqueta
y anuncio desbordado.

¿Alguien compra una apariencia
con sonrisa de payaso?

Así funciona el negocio
de la venta de milagros.
Milagro de vendedora
experta en engaños,
esas dulces golosinas
de venenos callejeros
y placeres de mercado.

La vendedora cierra los ojos
no se mira en el espejo
ni tampoco en sus manos;
calla y muerde la sonrisa
dibujada en sus labios.



3 comentarios:

  1. "no dejas nada al azar" "todo en la sarten"
    un beso mi media luna.

    ResponderEliminar
  2. Nunca dejaste al azar
    lo que tu mente medita...
    lo cocinas con tu pluma,
    lo sazonas con tus versos,
    y con tu acento lo editas.

    Crudo y profundo relato...
    un beso en la frente.

    ResponderEliminar